Volver

La labor de los pescadores en la bahía de Mejillones

Abril 2021, Mejillones

Salen a pescar entre las seis y siete de la tarde y vuelven a sus casas a la mañana siguiente.

A raíz de la situación que ha dejado el Covid-19, se han implementado ciertas restricciones y medidas preventivas, como lo son las cuarentenas, las cuales han afectado a muchos rubros.

Ramón Cepeda (64), pescador y presidente del Sindicato de Trabajadores Independientes de Buzos de la Caleta Hornitos, cuenta que, pese a que las cuarentenas han sido uno de los mayores impedimentos para salir a pescar, existen otros obstáculos, como son los fuerte vientos, frentes de mal tiempo y las marejadas que han dificultado poder seguir haciendo su trabajo “Cuando empiezan las marejadas no podemos salir”, señala.

El rubro de la pesca no es fácil, y es que cuando salen a trabajar, se deben internar en el mar aproximadamente 12 horas: salen entre las seis y siete de la tarde, para llegar a la mañana siguiente a sus casas, dependiendo de cómo les vaya. “Las noches son heladas, al menos cuando uno anda en bote, porque no tienes nada que te proteja”, cuenta Ramón.

Además, Ramón cuenta que acompaña a sus compañeros a ramear. Esta actividad trata de ser el asistente del buzo, es decir, que no le falte aire, estar revisando que el tanque tenga el oxígeno suficiente y chequear la cantidad de tiempo que el buzo está debajo del mar, siempre verificando que todo esté bien.

Pero en este contexto de pandemia, el ir a pescar o ramear no son las únicas actividades que están haciendo los pescadores de la zona. Ahora también se dedican a la limpieza de boyas marítimas y a la vigilancia de naves cuando arriban al muelle, servicio que están ofreciendo a algunas empresas, como Oxiquim, lo que les permite generar mayores ingresos. Al respecto de este trabajo, el dirigente indica que “cuando no se puede ir de pesca, ya sea por viento o mal tiempo, y ahora por las cuarentenas, tenemos otras alternativas para obtener ganancias”, cuenta Ramón.

Oficina Corporativa